Blog

Blog categories

Featured products

Custom block

Custom CMS block displayed at the left sidebar on the Catalog Page. Put your own content here: text, html, images, media... whatever you like.

There are many similar sample content placeholders across the store. All editable from Theme Editor.

MAR MUERTO: EL 'SPA' MÁS ANTIGUO DEL MUNDO

A una distancia de poco más de 100 kilómetros de Amán, la capital de Jordania, se encuentra el que podría ser considerado el spa más antiguo del mundo. Con una superficie de 810 kilómetros cuadrados (80 km de largo x 16 km de ancho de costa) debe su nombre a la singularidad de que prácticamente no alberga ningún tipo de vida en su interior, salvo algún microorganismo, como bacterias y protozoos, y una microalga: la Dunaliella salina, rica en betacaroteno. Esto es debido a la alta concentración de sal de sus aguas, un 33% mayor que la del resto de mares y océanos [por comparación, el Mediterráneo sólo tiene un 3% de salinidad]. Es decir, cada litro de agua del Mar Muerto contiene más de 300 gramos de sal. Característica por la que también es conocido como Mar de Sal.

En ella, se distinguen 23 sales minerales, 12 de las cuales no existen en ningún otro mar del mundo. Cada una de ellas tiene un efecto sobre nuestro organismo. "Por ejemplo, el magnesio ayuda a mejorar la hidratación y elasticidad de la piel y favorece la reparación celular de las lesiones. Por su parte, el sodio previene el envejecimiento, las infecciones y mejora el metabolismo de renovación celular", explica Meritxell Martí y Castanyer, farmacéutica licenciada por la Universidad de Navarra y propietaria de la farmacia que lleva su nombre, especializada en productos internacionales. "Asimismo, el calcio ayuda en la resistencia frente a la aparición de las arrugas y favorece la formación de colágeno y elastina; el sílice, la absorción de los nutrientes de los productos cosméticos; mientras que el potasio hidrata y aporta luminosidad a la piel y el bromo previene reacciones alérgicas", añade. En conjunto, estos minerales aceleran el metabolismo celular, regulan el equilibrio hídrico y estimulan el proceso de reparación natural.

No sólo eso. La elevada temperatura del agua (entre 22º y 31º C durante todo el año) influye positivamente en la circulación sanguínea y el barro encontrado en la orilla tiene valores antibacterianos e hipertérmicos. Pero además, su ubicación, a 416 metros bajo el nivel del mar -es el punto más bajo de la Tierra-, lo convierte también en el lugar del planeta con mayor tasa de oxígeno: un 15% superior a la de cualquier otra zona.

Todo ello hace del Mar Muerto el escenario perfecto para practicar la talasoterapia, es decir, el uso del agua, barro y clima marinos con fines terapéuticos. "Todo el mundo puede beneficiarse del aporte de nutrientes. Aunque, por sus propiedades, el tratamiento está especialmente indicado en pieles maduras, irritadas o secas", apunta Martí y Castanyer. También está indicado en el tratamiento de diversas afecciones o imperfecciones cutáneas. "Es beneficioso en aquellas dolencias en que la piel se encuentra especialmente lesionada, como puede ser la psoriasis, el liquen, la dermatitis atópica, los eczemas frecuentes y la hipersensibilidad cutánea", destaca. "Sin embargo, por su elevada salinidad, su uso estaría contraindicado en el caso de infecciones, lesiones abiertas o inflamaciones con supuración de la piel", concluye.

Por ello, si es de los que tiene la suerte de poder disfrutar 'in situ' de las propiedades de este paraíso natural, tiene que saber que el tratamiento debe comenzar con una inmersión de 10 minutos de duración (menos la cabeza, ya que su elevada concentración de sal puede provocar irritaciones en los ojos). Siempre con chanclas, ya que la salinidad da lugar a la aparición de cristales en el lecho marino. Una vez que la piel esté seca (en esta época del año las temperaturas alcanzan unos 26 cálidos grados) es momento de untar rostro y cuerpo con el famoso barro negro y esperar a que seque (unos 15 o 20 minutos). Después, un nuevo baño en el mar eliminará la capa de lodo. El proceso termina con una ducha de agua dulce. El resultado es una piel tersa y sedosa.

OTRAS PROPIEDADES

Sin embargo, sus beneficios van más allá de las dolencias cutáneas. De nuevo, su combinación de sales minerales ejerce también una labor analgésica y antiinflamatoria perfecta para tratar enfermedades como la artritis, el reumatismo, la osteoartritis o la bursitis. Además, el elevado nivel de oxígeno en el aire, combinado con el agua evaporada rica en sales minerales, ayudan a tratar enfermedades del sistema respiratorio, como asma o infecciones. Asimismo, se dice que éste es el punto del planeta más seguro para tomar el sol. La constante neblina del ambiente, rica en sales minerales, filtra las radiaciones ultravioleta. Por último, la sensación de ingravidez que se siente al flotar proporciona una sensación relajante que ayuda a combatir el estrés.

Reservar el Mar Muerto para el final de la estancia en el país significa poner el broche de oro a unas vacaciones perfectas.

TAMBIÉN EN COSMÉTICA

En los años 90, la industria de la belleza se vio atraída por estos recursos naturales de sobra conocidos por la población local y que comenzaban a seducir al turismo extranjero. De esta manera surgieron las primeras marcas cosméticas que vendían en forma de ungüentos esta combinación única de sales minerales y oligoelementos.

La primera que vio la luz fue la israelí Ahava. En 1996, le siguió la jordano-francesa Rivage. Los primeros productos que llevaron al mercado fueron la máscara para cara y cuerpo, las sales de baño y la crema hidratante de día. Pronto, conquistaron a los turistas que visitaban el país y que los adquirían para seguir disfrutando de ellos en sus lugares de origen.

Así, a finales del siglo XX estalla el boom del 'made in Dead Sea' y nacen el resto de enseñas: Fortune, Lamar y Treasure, entre otras; y se diversifican los productos. Aparecen desde jabones a exfoliantes, pasando por sérums, cremas de noche, antiarrugas..., y un largo etcétera de compuestos para la piel, cabello o uñas que se nutren de estas propiedades curativas. Son 100% naturales, no tienen conservantes ni parabenos y su fecha de caducidad es de dos años desde su apertura. Ya sabes, también es posible disfrutar del 'spa' más antiguo del mundo sin salir de casa.

Fuente : https://www.elmundo.es/

Post previo
Post siguiente

Este sitio utiliza cookies para ofrecerte la mejor experiencia. Políticas de Privacidad

Ok, entendido
×

Alguien acaba de comprar

×