Go toINGRESAR Go toSALIR

Blog

¿Qué ocurre si no cuidamos nuestras manos?

Con el paso del tiempo, y si no les dedicamos el cuidado necesario, nuestras manos tienden a envejecer más rápidamente, aparecen manchas en la piel y se resecan. Muchas veces utilizamos productos químicos, detergentes y contaminantes que al entrar en contacto con las manos pueden llegar a ser perjudiciales para su salud.

En temporadas de frío y con cambios bruscos de temperatura, nuestras manos sufren las consecuencias si no las protegemos adecuadamente deshidratándose, agrietándose y escamándose. La piel de las manos está dividida en dos partes, la palma y el dorso. La palma de la mano es muy resistente y espesa mientras que el dorso está compuesto por una epidermis fina y frágil. La piel de las manos sufre mucho al estar constantemente expuesta al exterior y es nuestra responsabilidad cuidarla.

Por otro lado, tenemos las manos en constante actividad durante el día. Utilizamos esta parte de nuestro cuerpo para casi todas las actividades diarias, por lo que tener una buena movilidad en las manos, es imprescindiblepara tener una buena calidad de vida.

Con el paso de los años, sobre todo en edades avanzadas, comienzan problemas como la artritis o la tendinitis que afectan a la movilidad de las manos. Por ello, debemos adelantarnos y cuidar de nuestras manos no solo por fuera sino también por dentro.

Cómo podemos cuidar de nuestras manos?

Cuidarse las manos por fuera

Cuidarse las manos desde fuera es relativamente sencillo. Existen infinidad de productos para el cuidado de las manos como cremas hidratantes, geles, jabones con aceites… E, incluso, contamos con remedios naturales que nos ayudan a cuidar de ellas. Por ejemplo, mediante cremas caseras a base de ingredientes como aceite de almendra, de ricino, de oliva, manteca de karité… Pero lo más importante, son dos factores. La constancia a la hora de aplicar productos beneficiosos y conseguir tener un hábito en el cuidado de nuestras manos.

Además, a la hora de trabajar con productos dañinos para la dermis, debemos protegerlas siempre con guantes. Es de gran importancia evitar que estén en contacto con productos químicos o contaminantes que puedan dañar nuestra piel. Además, en invierno, cuando las temperaturas son muy bajas, también debemos llevar guantes para mantener el calor en las manos y evitar que se resequen.

Cuidarse las manos también por dentro

El problema puede surgir cuando no sabemos cómo cuidar nuestras manos por dentro. Esta es una pregunta que se cuestionan multitud de individuos en su día a día: “Me pongo crema para cuidar mis manos, pero ¿cómo cuido de mis manos también por dentro si estoy continuamente haciendo uso de ellas?

Esta es una cuestión lógica, ya que cuidar nuestras manos de manera interna, también es una labor fundamental para cuidar de nuestra salud. En nuestro día a día estamos en continuo uso de los teléfonos móviles, teclados, actividades manuales, trabajos de esfuerzo… lo cual acaba resintiendo nuestras manos y articulaciones.

Post previo
Post siguiente

Este sitio utiliza cookies para ofrecerte la mejor experiencia. Políticas de Privacidad

Ok, entendido
×

Alguien acaba de comprar

×